Restaurante alemán “Krüger” Madrid.

En esta época donde la cerveza corre por las venas queríamos ir a algún sitio en el que poder nutrirnos con esta bebida, la fiebre del Oktoberfest nos había poseído así que teníamos muchas ganas de ir a algún restaurante alemán y poder contagiarnos de su espíritu, de su buena cerveza, disfrutar de buena compañía y sobre todo probar buena comida. Queríamos ir a un restaurante alemán en Madrid ya que nuestra visita a Berlín nos dejó con ganas de más (¡nos enamoramos de su gastronomía y de la ciudad!) asíque decidimos visitar el restaurante Krüger de Madrid.Si eres de la vieja escuela y has salido por esa zona lo recordarás porque está situado donde la antigua discoteca “Low Club” ( Calle Princesa número 5) además, este restaurante, hace ya unos años, contaba con una bolera en su interior, y pensarás ¿por qué una bolera? porque en la Edad Media las boleras fueron muy populares en Alemania, de hecho en el logotipo del restaurante podemos ver cómo aparecen dibujados unos bolos.  🎳

Para llegar al restaurante hay que ir a través de un túnel, que la verdad si vas solo y de noche puede dar un poco de “mal rollo”, pero no pasa nada, el Krüger estará ahí para acogerte con los brazos abiertos. Su típica fachada alemana lo delata. Nada más entrar su enormidad sorprende, mesas de madera por todas partes, grifos de cerveza, y un ambiente que te transporta al mismísimo corazón de Alemania. 😍🇩🇪

Nos recibió una chica encantadora que nos aconsejó en todo momento. Cuando nos sentamos en nuestra mesa nos preguntó por nuestros gustos para la cerveza… en realidad nos gustan todas así que para ir abriendo boka empezamos por una Engel Gold y Engel Dunkel, la verdad que nos sorprendió lo ricas que estaban! Una dorada suave, y la otra más tostada con aromas a levaduras… de 10!👌🍺

En cuanto a la comida, empezamos con una Tostada del cazador, pan de hogaza tostado con una fina capa de mostaza y un salteado de pollo con jamón encebollado y un Semmelknödel, bolitas de miga de pan, leche, bacon y cebollino. Pensábamos que  estas bolitas íban a ser muy empalagosas o pesadas, pero están riquísimas y la salsa con la que están acompañadas, perfectamente ligada, deja sin palabras…

Como queríamos probar cosas típicas alemanas nos aconsejaron, una pasta alemana con queso gratinado. Son unos tallarines de sémola con crema de queso gouda gratinado. Era la primera vez que probábamos algo así, y es que el queso le da un toque espectacular, los tallarines están en su punto y la cebolla frita le da una textura diferente que ¡no querrás que se acabe nunca!

Como estábamos haciendo nuestro particular Oktoberfest la cerveza no podía faltar. A continuación nos pedimos una Engel Hefeweizen Hell, de trigo y cebada con color dorado y filtrado natural y una cerveza de importación Engel Bock- Dunkel, con color a café y aromas a caramelo. Visto así no parece que fuera un gran Oktoberfest… pero no te diremos cuántas nos tomamos en total 😏

En nuestro viaje a Berlín probamos el codillo y nos encantó, así que aquí no podía ser menos… pedimos un codillo asado Krüger, asado en su propia salmuera con corteza crujiente y acompañado de chucrut – repollo hervido y macerado-, este codillo que no tiene nada que envidiar al que probamos en Alemania, ese toque de la corteza crujiente es un puntazo.

Cierto es que estábamos a tope, después del codillo no podíamos más pero… ¿irnos sin probar unas buenas salchichas alemanas y un postre? eso no es típico de boka2blog! así que nos desabrochamos un botón del pantalón y pa´lante… Nos trajeron el plato “Principiante” que consta de un dúo de salchichas Bratwurst y Bockwurst, hicimos bien en pedirlas, entraban solas. Algún día llegaremos al nivel “Profesional” y su surtido de 8 salchichas 🏋‍♂

Bratwurst y Bockwurst

Terminamos nuestra visita a este magnífico restaurante con una tarta de manzana, es la clásica tarta de manzana y pasas en hojaldre con helado de vainilla, a nosotros nos encanta ese contraste al tomar el postre caliente y junto con un helado, es la mezcla perfecta para acabar bien el día. 🔝🔝

Tarta de manzana y pasas

Como colofón final no pudimos resistirnos a un chupito de Jägermeister, un licor de hierbas muy popular en Baja Sajonia en la ciudad de Wolfenbüttel (Alemania), ahora sí que podíamos decir que habíamos comido en un alemán de verdad.

 

🌏 Web: Krüger

💸 Precio medio: 25€

📍Dirección: Calle Princesa 5. Madrid

☎️ Teléfono: 915 48 47 97

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s