Taberna Underground “Amor de Madre” Madrid. ¡A tope con la Mama!

 

IMG_0795

Tirados en el sofá, con la mesa llena de cajas de pizzas y con más basura que en algún plató de televisión, escuchamos a nuestra madre abrir la puerta de casa. Pegamos un brinco y empezamos a esconder cajas y bolsas debajo del sofá antes de que la furia de Mamá cayera sobre nosotros… Pero nos quedamos flipados cuando la vimos aparecer llena de tatuajes, con una gorra plana, una camiseta de los Lakers y en la mano una longboard

Se quitó los Beats de las orejas, de los cuales se escuchaba Hip-Hop americano a todo trapo, y nos dijo… “Ey Chulos! ¿Qué pasa con vuestro rollo?”… Estábamos flipando claro… le preguntamos que qué copón le había pasado, que qué hacía con esas pintas si lo más moderno que había llevado para vestir era un chandal para pilates.

Nos contó que, de camino a misa, en el barrio de Malasaña, se encontró un local llamado Amor de Madre y que con ese nombre entró pensando que sería una cafetería donde las madres toman café mientras hablan entre ellas de trepidantes telenovelas sobre puentes viejos, pero no fue así…

Todo estaba repleto de tablas de skate pintadas de forma muy original colgadas en las paredes junto a obras de artistas los cuales van exponiendo sus obras periódicamente. Cerca colgaba una moto custom y una tele reproducía imágenes de jovenzuelos haciendo piruetas con sus monopatines mientras sonaba Rap de fondo.

Como tenía hambre se sentó en unas de sus mesas, un joven camarero se acercó y le preguntó que qué quería tomar, ella pidió una botella de agua y unas lentejitas… el camarero, al verla un poco desubicada, le ofreció impresionarla con unos platos que él mismo elegiría, ella, con un poco de recelo aceptó…

Mientras esperaba su comida, decidió retocarse un poco el pelo en los espejos de los aseos. Al bajar las escaleras se encontró con unos baños llenos de grafittis y pegatinas que cubrían todas las paredes. Ella siempre había pensado que ese tipo de pintadas eran símbolo de vandalismo, pero poco a poco empezó a curiosear más y a fijarse en cada centímetro de pintura. Lo qué más le impresionó fue aquel tiburón ilustrado encima del WC; parece que ya volvió a la mesa con una mentalidad un poco más abierta…

Al sentarse notó como un escalofrío le recorría todo el cuerpo, algo que no sentía desde su primer concierto de Camilo Sesto. A los pocos segundo llegó el entrante, unas croquetas; “¿Son de cocido?” preguntó. “No señora, son de zanahoria“, “¿Zanahoria? Es la primera vez que escucho que unas croquetas se pueden hacer con zanahorias hijo, vaya cosas”… Al darle el primer mosdisco se le saltaron las horquillas de aquella sensación tan jugosa y rica.

El escalofrío que antes le recorría el cuerpo se convirtió en ansiedad por seguir probando sabores nuevos, mientras, su cabeza asentía al ritmo de los bombos y cajas de la música de fondo. Una ensalada César con bacon y pollo crujiente y unos fingers de pollo aparecieron en su mesa, los miró y se lanzó a saco a por ellos sin acordarse de los consejos que siempre daba a sus hijos; “Tenéis que masticar bien la comida niños…” Al salir de allí, se tatuó en el brazo un cuenquito con la salsa de cacahuete que acompañaba a esos fingers.

“¿Qué tal Señora? ¿Le está gustando la comida?” Mamá, con las gafas medio caídas le contesto: “¿Toy flipando chico? ¿Qué es esto que me traes ahora?”. “Una hamburguesa Yankee de carne de buey, con bacon, huevo fríto, queso cheddar derretido, ketchup casero y salsa yoki”. Mamá sólo escuchaba “bla, bla, bla…” estaba hipnotizada con aquella preciosidad presentada entre pan de mollete, la miró… la mordió… y se la tatuó en el otro brazo… 🙂

El local estaba lleno de gente, tatuadores de la zona y skaters que comían en las mesas de al lado. Mamá en plena exaltación de la amistad, debido a tanta emoción fuerte que había vivido hoy, decidió compartir su postre con aquellos jovenes, aquella tarta de queso al estilo New York hizo que Mamá cambiara sus amistades y pasar la tarde en el Skate Park de Madrid Río con su cuerpo recién tatuado, para terminar tomándose unos copazos en Amor de Madre, ya que por la noche se convierte en un animado garito que cierra a las 03:00 a.m, así llegó a casa… “piripi” como dice ella… 😉

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Página Web: https://es-es.facebook.com/amordemadrebar

Precio medio por persona:  15-20€

Dirección: C/ de San Joaquin, 14 Madrid

Teléfono: 915 31 61 17

 

Anuncios

3 comentarios en “Taberna Underground “Amor de Madre” Madrid. ¡A tope con la Mama!

  1. Pingback: Los 10 mejores platos de restaurantes en Madrid. (PARTE I) | Boka2blog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s